FANTASEANDO ACERCA DE DECIDIR LA ADOPCION EN LA ADULTEZ

Conversando con algunos adoptados surgió la inquietud acerca si es mejor decidir la adopción en la adultez, cuando la familia biológica no puede hacerse cargo de un menor que necesita pasar a convivir con otra familia. Si sería mejor que sólo este menor viviera con esta otra familia sin ser adoptado y que fue él cuando adulto quien decidiera su adopción legal.

Me pareció muy interesante este planteamiento pues como persona adoptada jamás me lo había hecho, y fue gracias a mi participación en grupos sociales virtuales donde surgió esta inquietud, lo cual me invita a escribir nuevamente en mi blog, respecto a este tema.

Cuando una familia por distintos problemas no puede criar a un hijo y lo lleva al lugar designado por el Estado, para que éste decida que hacer con el niño, al menos en mi país hacen lo que se llama vivir en un hogar sustituto. 

Los niños están temporalmente en un hogar sustituto y de ahí pasan a otro, para ser finalmente adoptados o los regresan a sus familias biológicas si estas ya están en condiciones mejores de encargarse del niño. 

Hasta donde puedo saber, los niños que están en hogares sustitutos pueden encariñarse con las madres sustitutas y establecen una relación de apego afectivo, hasta el punto que el Estado les plantea a estas madres, que adopten al niño. Si regresan a este niño al hogar biológico, en muchos casos los niños sufren más pues van a parar a un hogar de gente extraña, así sean sus familiares biológicos que los perciben así por no haber estado con ellos tanto tiempo como con el hogar sustituto.

Otra cosa que hace el Estado es retirar al niño de un hogar sustituto para que la madre sustituta no se encariñe con él, pero en muchos casos sucede esto. Si la madre sustituta tiene buenos contactos políticos, puede quedarse con el niño y tramitar la adopción, pero en este caso pierde el derecho a seguir siendo madre sustituta.

Si creo que la adopción es una medida de protección para los niños en mi país y cuando se decide una adopción legal es porque se ha estudiado cada caso y se decide pensando en el bienestar del menor y no de su familia biológica.

Hay casos de los que me enterado y pienso que el Estado ha sido injusto en las decisiones que toma, pero al revisar por qué tomaron ciertas decisiones con respecto al niño, comprendo que hay razones de peso suficientes para hacerlo.

Decidir una adopción en la adultez para mi en realidad no tiene ningún sentido y comprendo las leyes que mi país tiene establecidas para proteger a la infancia. 

En mi país el adoptado tiene igualdad de derechos que un hijo biológico, luego sino me hubieran adoptado y lo decidiera en la adultez, correría el riesgo que mi familia adoptiva decidiera no adoptarme ya siendo una adulta mayor de edad y no estaría desde la infancia protegida como una hija sino con una simple custodia que no me convierte en su hija adoptiva sino en una menor custodiada.

Pienso que plantearse esta pregunta como adoptado, se hace cuando no se está conforme con la adopción, con la forma cómo los padres adoptivos se han comportado como adoptante o acerca de cómo ha actuado la familia biológica ante su situacion particular (si se la conoce). 

Creo que esto hace que un adoptado sienta que es más justo que sea el adoptado quien decida en la adultez si se le adopta o no. Por otra parte, hay una negación de la adopción como una medida de protección de la infancia.

Por mi parte, la adopción en mi caso personal no me protegió como lo hubiese deseado. Es cierto que en mi familia adoptiva pude satisfacer muchas necesidades de bienestar, hubo personas que me apreciaron y me valoraron mucho, me amaron pero también me maltrataron algunos miembros de mi familia adoptiva. A pesar de sentir esto, al observar lo bueno de mi adopción si considero que fue una buena medida de protección.

No me imagino como mayor de edad diciéndole a mi familia adoptiva, adoptenme, vamos a hacer un trámite. 

Mis padres adoptivos necesitaban tener la tranquilidad que como hija tenía una filiación con ellos y no que iban a aparecer mis padres biológicos en cualquier momento a reclamarme y al ser su hija poderme llevar otra vez con ellos y que perdiera la protección que me buscó el Estado a través del hogar «adoptivo». Una situación como ésta les hubiera creado a mis padres adoptivos mucha ansiedad, miedo a perderme. Hubieran sufrido mucho y este sufrimiento se hubiese convertido en una carga emocional muy fuerte para mi.

Considero que la mejor opción fue la adopción en el momento que tuvo lugar y que sus términos legales quedaron claramente definidos. 

No fantaseo con una adopción como adulta, aunque respeto las opiniones diferentes de otros adoptados frente a este tema.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO