Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2015

SANANDO MI HERIDA DE ABANDONO

Llegó el día donde me di cuenta que no tenía sentido reclamarle nada ni a mis padres biológicos ni adoptivos. 

Llegó el día donde acepté todo lo que me dieron mis padres biológicos y adoptivos, llegando a la conclusión que las experiencias que viví con ellos fueron necesarias y suficientes. 

Llegó el día donde decidí comprender y aceptar a mis padres biológicos y adoptivos como seres humanos con virtudes, defectos, talentos y limitaciones. 

Llegó el día donde reconocí que no tuve padres perfectos y dejé de buscar y de soñar con este tipo de padres, porque decidí hacerme adulta y dejé de ser la niña llorona que sólo sabía criticar y hacerle reclamos a sus padres por el abandono, por no llenar mis expectativas y por no hacer lo que hubiera querido que hicieran. 

Llegó el día donde entendí que el sentido de mi existencia no era estar atada toda mi vida a un “cordón umbilical simbólico” a mis padres biológicos y adoptivos, tomando la decisión de vivir mi presente como adulta madura, segura de…